Las estadísticas muestran que el tipo de comportamiento de los bebés durante la ceremonia ha ido mejorando desde los últimos años. Donde antes se oía el llanto y las rabietas, ahora se escuchan carcajadas y risa contagiosa. Los expertos explican este cambio de comportamiento es debido a el tipo de los recuerdos que los padres regalaban a los invitados, sin darse cuenta de que el bebé no estaba de acuerdo con la elección. La Asociación de sacerdotes recientemente vino a agradecer a Funmácia por contribuir a este cambio.